Horas

Lastimeras, cansadas, solitarias, penosas
así van las horas, así pasan, así lloran
tan cansadas de avanzar, sus fuerzas aminoran
y las miramos con lastima, por andrajosas

¿Cuán cruel es el despiadado destino?
las tiene penando desde el inicio
malditas, ignoremos su suplicio,
yo las llevo con mi cuerpo cansino

Paso mis alientos, junto a las horas
y, espero el final, que nunca llega.
Con esta marcha que nunca sosiega
atado por mis malditas captoras

Cortad pues el lazo funebre de mi suerte
y, azotad con cada latido, cual compaz
y, con la fuerza despiadada del capataz
azota así, hora tras hora hasta la muerte

Que sentado estoy, espero, inquieto
paciente, suplicante, salpicante,
desolado, y desesperanzado
y las horas mantienen, todo quieto.

Comentarios

  1. Un poema hermoso y triste. Un gusto leerte. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  2. Veo que lo replanteaste. Me gustó mucho más esta versión.
    El tiempo, varios escriben sobre él, y todos de forma diferente.
    En un principio se ve algo así como la descripción del tiempo visto.
    Pero luego...
    No me gustó la posición de odio al tiempo que sentí al leerlo (por parte del hablante). Es como un rencor que demuestra al destino... el cuál espera sin saber si es malo o bueno.
    Por eso no comprendo a los que hablan de destino
    haha

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tan Bello como triste a su vez.
    El tiempo por más que queremos jamás podremos dominarlo
    beso grande!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

tres cuartetos

5 cuartetos para decirte te amo

Kuile