Descubriendote

Me deslizo por la arena ardiente
Y descubro el oasis de tu vientre,
Recorro la planicie dorada y calida
Hasta el valle donde se alzan tus montañas.

Subir por la cordillera de tus caderas,
Y conquistar las cimas de tus montañas,
Beber del manantial de tu boca,
Los besos dulces, empapados de deseos

El envolvente perfume de tu cabello,
Que me ayuda a bajar por tu espalda,
Atravesar la largura de tus senderos
Para regresar y encontrar la selva.

Selva tropical, de esencia de dioses,
Que da la miel de vida eterna,
La bebo para perderme dentro de ella
Y estallar, y por un momento ser eterno.