Cenizas

Cenizas tiradas en el patio;

Que con el aire se hacen ligeras,

Las palabras que alguna vez me dijeras;

Hasta hace unos días su corazón latió.

Fue por mi mano, y mi rabia,

¿Es que no tenía otra alternativa?

O simplemente no la quería fugitiva.

Y ahora toda mi suerte cambia.

Solo y tranquilo me quedo en la casa,

Esta triste casa vacía, ya sin ella.

Ahora miento y parece que el mundo me creyera.

Por qué de ella no hallaron ni su trenza.

La borre, y mi culpa con su cuerpo queme

Y al patio la ceniza avente.

Justo un rato antes de tomar un te;

Lo que no me explico es, ¿Por qué no deja de verme?