La leyenda del cristal de Ormuz (parte 7)

Y el sonido del cantar de las aves se hacia cada vez mas fuerte, mientras los rayos de sol empezaban a colarse por la ventana de la habitación el bullicio del castillo empezó a sentirse y Findor despertó de su sueño. Había sido un sueño muy inquietante y perturbador que lo aterrorizo desde los huesos, era la batalla de dos dragones, inmensamente poderosos destruían mundos completos durante su combate el cual parecía interminable la fuerza de ambos contrincantes era muy igual. Podrían luchar toda la eternidad según parecía, y en el fondo el sintió que así había sido, que así era y que así sería hasta el final de los tiempos.

Nessa se levanta y se coloca su cota de malla y empieza a montar su armadura, Fiador la observa como esperando que ella le diga algo, pero sabe que no será así, por lo que decide terminar de ajustar sus zapatos. Tres sirvientes del castillo les llevaron su desayuno, unas patatas con un poco de carne. Al terminar tomaron sus cosas y emprendieron la marcha, no cruzaron palabra hasta salir del castillo, tampoco fueron a ver a la princesa, se dirigieron directamente hasta la salida.

-(Nessa)¿ En que dirección? (con el semblante serio mirando en rededor, sin ver a Finrod).
Finrod saco el amuleto que le dio la princesa, lo sujeto por una punta de la cadena y este lucia como un péndulo, puso su otra mano debajo de este separada unos centímetros, se concentro en el cristal de Ormuz y en la energía que este despide. Unos segundos pasaron y el amuleto comenzó a moverse hasta que se levanto y apunto hacia el norte, donde a lo lejos se pueden observar unas montañas.

En cuanto Finrod señalo la dirección Nessa inicio su marcha a paso rapido, Nessa no hablaba no por que estuviera enojada con Finrod, sino por que estaba muy asustada por lo que podría pasarle a sus hermanos, ella quería creer que Finrod tenía razón que al juntar el cristal volverían justo en el momento en que se fueron, pero temía que no pudieran cumplir su objetivo, ya que no sabia a que se estaban enfrentado, no conocía el enemigo ni la capacidad de lucha y eso le atemorizaba enormemente. Finrod por su parte sabia que Nessa no quería hablar por alguna razón de momento sabia que lo mejor que podía hacer era no molestarla, así que se dedico a contemplar el panorama y disfrutar la relativa tranquilidad del momento, después de todo eran el medio día y todavía no eran atacados.

Y continuaron su marcha durante dos horas mas, hasta internarse en el bosque, se escuchaba un rió no muy lejos de ellos, caminaron un poco mas y lo vieron. Cuando estaban a la orilla del río surgieron sombras de entres los arbolés rodeándolos y acorralándolos.

-(Finrod) ¡Nessa! Al río rapido entra en el rió.

Y ambos saltaron al río pero no tocaron el agua gracias una magia que invoco Finrod, las bestias los siguieron pero estas si cayeron en el agua , Nessa las mantenía a raya mientras Finrod invocaba el poder de la naturaleza, en un minuto las bestias quedaron congeladas al igual que el agua del río alrededor se fueron flotando como un témpano de hielo, Nessa les asesto un sablazo y se rompieron en pedazos; Regresaron a la orilla y volvieron a consultar el amuleto, para revisar la dirección a la que debían dirigirse. Pocos minutos después tenían una cueva delante de ellos. En un costado de la abertura de la cueva se podía ver un grabado de un dragón. Seguramente ahí se encontraba el trozo del cristal de Ormuz que necesitaban.



------------------------------------------------------------------------------------
Una disculpa a mis lectores por la larga larga espera pero estaba de luna de miel, espero me puedan entender.

Comentarios

  1. FELICIDADES... ESPERO QUE SEAS SUPER FELIZ... Y LA VERDAD, ES IMPERDONABLE KE NOS DEJES EN SUSPENSO CON TU HISTORIA... JEJEJE... NTC... PERO AVER SI SUBER MAS HEEE....

    PORKE YA KIERO SABER KE ONDA CON EL DRAGON...

    CUIDESE MUXXO Y GRACIAS POR TU FIRMA...

    1OOO BESITOS

    ResponderEliminar
  2. =O cambiaste la layout jajajaja
    esta chida :P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

tres cuartetos

5 cuartetos para decirte te amo

Kuile