Responde

El, con gabardina negra botas militares, un pantalón de mezclilla negro y una playera estampada con la portada del disco the trooper de la banda inglesa iron maiden, es delgado de cabello negro enmarañado, camina presuroso por la calle de una tranquila colonia citadita, de la mano lleva a una chica atractiva, delgada morena cabellera china hasta los hombros, labios gruesos, y mirada perdida, ella lleva tenis negros mezclilla azul y blusa negra de su cuello pende un dije plateado.

Parecen buscar algo, doblan la esquina hacia la derecha, es una calle aun mas vaciá que la anterior el mira a ambos lados y también detrás, da dos pasos mas rápidos, gira y la besa mientras la sujeta por la cintura ella responde llevando sus manos al rostro de el y acariciándolo.

Se separan se miran de frente y toman direcciones opuestas, el llega al final de la calle y se topa con una avenida, camina aun mas rapido, perecía que sus pies flotan, se siente angustiado, algo a pasado, debe encontrarla. Cada vez corre mas y mas rapido, no siente ningún cansancio, recorre muchas calles, da vueltas casi al azar pero su instinto es el que le guiá. Esta cerca, esta cerca, ¡Ahí! Es un pequeño local de mercancías, una mujer vestida de blanco le dice, -“Ella esta adentro, a dicho que la esperes aquí”. La mujer se desvanece, suena una música el revisa su bolsillo y saca un celular. Responde –“bueno, Bueno”. Pero todo esta oscuro el viento mueve la cortina, el reconoce su propio dormitorio, solo fue un sueño.

Se levanta, se ducha, se viste y almuerza. Piensa hoy es jueves debo ir a la facultad. Así que toma su mochila se cerciorá de tener todo lo que necesita. Se siente raro, a pesar de acabar de despertar esta agotado, y respira con dificultad, sale a la calle y toma el autobús, como siempre muy lleno, se sube como puede, llega a la estación del metro, sin pensar en nada solo escucha su hevy matal “el escape de la realidad” que es como el percibe la música. Afortunadamente el metro va casi vació, el se sienta, cierra los ojos y duerme. Suena el celular, el despierta, el metro ahora completamente vació, el celular sigue sonando, el responde –“bueno, bueno”. Despierta nuevamente, ahora esta recostado en las piernas de la chica morena, ella le acaricia el cabello están enfrente del televisor. En la pantalla una película blanco y negro. El cierra los ojos y suena el celular el lo toma, pero alguien dijo –“bueno, bueno”. Es la mujer sentada enfrente de la cama de el, le toma la mano y con la otra habla por el celular. Muchas agujas y tubos en los brazos de el, esta pálido, y conectado a un respirador, ella llora y el en sus sueños sigue escuchando el timbre del celular y responde. Pero no puede despertar.

Comentarios

  1. Sinueee mi computadora aun no sirve =( no se que le pasa, es algo de las API, la llevare con un tecnico ajajaj y el miercoles yo ire a comprar una nueva , bueno eso espero. ajajaj espero que estes bien
    cuidate
    te quiero
    bye bye

    ResponderEliminar
  2. HOLA SINUEE
    ME HAS DEJADO ATONITA

    QUE BELLO ESCRITO ESA CHICA SIEMPRE CON EL PORQUE QUE MAS SIGUE EL CELULAR PORQUE NUNCA DEJO DE SONAR

    TE FELICITO ME HICISTE VIAJAR JUNTO CON ELLOS A ESA IRREALIDAD

    BESOS CORAZON MUY BIEN OTRA VEZ TE FELICITO

    QUE TENGAS UN EXCELENTE INICIO DE SEMANA

    ResponderEliminar
  3. VAYA, ES MUY BUENO.

    MMMM... ME PREGUNTO SII...

    BUENO NO IMPORTA, CUIDATE.

    1OOO BESOS.

    ResponderEliminar
  4. HAy cynthia pobre de tu niña, no pudimos repararla, :( espero que el técnico te la deje bien; y animo!! pronto las cosas Irán bien

    ResponderEliminar
  5. Luna, gracias por pasar a mi rinconcito nuevamente, y si estos se aman, el tratando de despertar y ella esperando, la verdad aunque es una escena triste me hizo sentir muy feliz cuando la imagine, y bueno el comienzo es un sueño raro que tuve

    ResponderEliminar
  6. angel azul

    ¿que te preguntas?
    gracias por pasar =D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

tres cuartetos

5 cuartetos para decirte te amo

Kuile