¿Buscas a Dios?

Cuando se busca algo, primero debemos tener respuesta a unas preguntas:

¿Qué buscamos?
¿Para que lo buscamos?
¿Dónde lo podemos encontrar?
¿Qué haremos cuando lo encontremos?

Si estas leyendo esto ya tienes la respuesta a la primer pregunta, quizás incluso a la segunda. Y es aquí donde hay que tener cuidado; por que buscar a Dios por las razones equivocadas, es incluso peor que no buscarle. No soy quien para decir que motivo es el correcto eso se le revelara a cada quien.

Lo cual nos lleva inexorablemente a la tercer pregunta, que a su vez es el motivo de este escrito. Y la respuesta os la doy aunque no la entiendan, por ello, tratare de explicarme. Cuando diga la respuesta algunos, van a pensar que lo entienden; a ellos les pido mas atención a mi explicación.

La pregunta es ¿Dónde podemos encontrar a Dios? Y la respuesta es: “ en la vida”.

Ahora bien, la vida en si es un viaje, uno sale de casa un día, quizá con un rumbo fijo, quizá no, eso no importa. Lo que importa es el viaje en si. Por que al final volveremos a casa a nuestro origen.

Dije “lo importante es el viaje”, los tropiezos y las experiencias vividas. No importa a donde vayamos, siempre va con nosotros un compañero inseparable. Nuestro corazón, amigo fiel que guarda nuestros sueños y anhelos, pero también nuestros oscuros deseos y nuestros miedos. De le proviene el amor que sentimos y el odio que sembramos.

El corazón de un hombre es traicionero por que tiene miedo. Pero a pesar de ello el te guiara, si lo conoces bien y te llevara a tu destino y devuelta a casa.

Habla pues con tu corazón, y se sincero con el. Conocelo y te llevara a donde quieres ir y a encontrar lo que buscabas. Y lo que se busca se encuentra al volver a casa al final del viaje.

El secreto. “No perderse en el camino”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

tres cuartetos

5 cuartetos para decirte te amo

Kuile